Punzocortantes 101: Entendiendo los desechos punzocortantes y el desecho adecuado de agujas

Los objetos punzocortantes, como agujas y jeringas, se utilizan de manera regular en las industrias de salud. Existen personas que las utilizan en sus hogares como parte de una atención continua de enfermedades crónicas, como la diabetes.

La eliminación adecuada de dichos objetos, es esencial para preservar la seguridad de los trabajadores de recolección de desperdicio médico, los pacientes y el medio ambiente. Es importante tomarse el tiempo para comprender completamente lo que implica la eliminación segura de desechos punzocortantes para garantizar que su organización está administrando de manera correcta el desecho.

¿Qué son los objetos punzocortantes?

OSHA- Administración de Salud y Seguridad Ocupacional- establece los estándares que un objeto punzocortante es un objeto contaminado que puede penetrar la piel. En el sector de salud, los punzocortantes son desechos biopeligroso que se genera en el cuidado de pacientes, tratamientos y servicios de salud. Existen diferente tipos de punzocortantes que incluye:

  • Agujas Hipodérmicas
  • Jeringas, como jeringas de insulina para pacientes diabéticos
  • Bisturís
  • Lancetas
  • Alambres, incluídos los alambres dentales

¿Cómo prevenir lesiones de punzocortantes?

Cuando un punzocortante contaminado penetra la piel a través de un pinchazo o un corte, existe el riesgo de una transmisión de patógenos a través de la sangre. Un patógeno transmitido por la sangre es un microorganismo, como un virus, una bacteria o un hongo, que están presentes en la sangre u otros fluidos corporales, y pudieran llegar a provocar enfermedades como hepatitis, SIDA u otras enfermedades transmitidas por la sangre.

Si esta lesión no es tratada de inmediato la persona lesionada podría enfermarse gravemente. La mejor manera de limitar la probabilidad de transmisión de patógenos es reducir la posibilidad de lesiones por punzocortantes a través del desecho correcto de tales objetos.

La eliminación adecuada de los desechos punzantes es una estrategia clave para frenar este tipo de accidentes. Al prevenir tales lesiones, las organizaciones de atención médica no solo protegen a los pacientes y sus trabajadores, sino que también evitan los costos de investigación y tratamiento del accidentado.

¿Cómo deshacerse de agujas y otros objetos punzantes?

Los objetos punzantes deben colocarse en un contenedor para punzocortantes diseñado especialmente para ese uso. Se recomienda los contenedores que tengan la aprobación del FDA- Federal Drug Administration. Estos están fabricados de plástico duro o cartón, diseñados para evitar perforaciones, fugas y sobrellenado, que objetos como las agujas pudiesen causar.

Organizaciones sanitarias deberían de colocar contenedores de desechos punzocortantes en las áreas donde se utilizan objetos punzantes, incluidas las salas de examen, laboratorios, farmacias y estaciones de enfermería. Estos deben de instalarse lo más cerca posible al área de uso para facilitar el acceso de los empleados.

Las organizaciones pueden optar por el uso de contenedores punzocortantes reutilizables para ayudar a cumplir los objetivos de sostenibilidad, siempre y cuando se practique el mismo cuidado de desechos médicos.

¿Cómo desechar los contenedores para punzocortantes?

Una vez que el contenedor está lleno, debe ser retirado del centro de atención médica, transportado y desechado por un experto en manejo de desechos médicos. Este tipo de contenedores también se están a la disposición de los pacientes que deseen desechar jeringas para diabéticos u otros objetos punzantes utilizados para la autoadministración de medicamentos en casa.

¿Qué no entra en un contenedor punzocortante?

Los contenedores para punzocortantes están diseñados para aquellos artículos que están contaminados y que podrían perforar la piel. Capacitar al personal ayuda a garantizar que estén conscientes de lo que se puede y no se puede desechar en un contenedor.

Las cosas que no deben tirarse en un contenedor punzocortante son:

  • Cinta, papel, vendas, gasas, guantes, preparaciones con alcohol
  • Envoltorios de medicamentos, medicamentos
  • Aerosoles o inhaladores
  • Basura o líquidos de cualquier tipo
  • Baterías de cualquier tipo
  • Cauterizadores
  • Fluoresceína
  • Desechos peligrosos, químicos, radioactivos o de bolsas rojas
  • Fijadores y conservantes

¿Qué sucede con los desechos médicos?

Como se mencionó anteriormente, los desechos punzantes deben tratase en una instalación capacitada para esto. El método más común es el autoclave, que utiliza un proceso de vaporización programado a alta temperatura y alta presión para neutralizar cualquier agente infeccioso. Los residuos ya limpios, pueden enviarse a un basurero o una instalación de conversión de residuos en energía.

Otro método es la incineración, que se utiliza mas frecuentemente en residuos quimioterapéuticos. Se trata de someter los residuos a altas temperaturas que favorecen la combustión o la quema. La ceniza restante se envía a un basurero para la eliminación.

Un experto puede ayudar a garantizar un programa de eliminación de objetos punzantes

Un programa sólido de la eliminación de objetos punzocortantes puede preservar la seguridad del personal y del paciente, al mismo tiempo que protege al medio ambiente. Al trabajar con un experto en gestión de desechos médicos, las organizaciones de atención médica pueden estar seguros que cuentan con el equipo, la capacitación y los recursos adecuados para respaldar la eliminación de los mismos, manteniendo la comunidad segura. Para obtener más información sobre cómo Grupo Brocal puede mejorar y respaldar su programa de manejo de objetos punzantes y desechos, visite nuestra página

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

five + eighteen =